Ya sabemos, que la lactancia materna influye en la nutrición, crecimiento, desarrollo, y a la vez protege contra infecciones, alergias y algunas enfermedades crónicas a los niños; asimismo, reduce los costos a la sociedad.

La mayoría de los problemas durante la lactancia se deben a problemas en la técnica de la misma, bien sea por una posición inadecuada, un agarre no correcto o una combinación de ambos.

La clave de una lactancia satisfactoria está en la posición de la boca de tú bebé en el pecho. Es importante que estés relajada, una buena posición significa que tú y tu bebé estén cómodos.

UN BUEN AGARRE

Lactancia Satisfactoria un Buen Agarre

Si el bebé está bien agarrado, la lactancia no duele; el dolor es un signo que, en la mayoría de los casos, indica un agarre o una postura incorrecta. Una buena técnica de lactancia evita la aparición de complicaciones, vacía correctamente el pecho y permite una producción de leche adecuada para tú bebé.

Para que tú bebé pueda coger bien el pecho, asegúrate que este bien alineado, que el cuerpo del bebé esté frente al tuyo, barriga con barriga, su cara frente al pecho y la cabeza apoyada sobre el antebrazo. Para que se agarre, frota el pezón contra su labio inferior hasta que abra bien la boca y entonces acércate el bebé al pecho y no el pecho al bebé, con un movimiento decidido que al abrir la boca introduzca gran parte de la areola, el labio inferior queda doblado hacia fuera, su barbilla pegada al pecho y la nariz rozándolo ligeramente; esta posición le permite respirar sin dificultad para que al mover activamente la lengua no lesione el pezón; de esta forma, permite que su lengua esté en contacto con la areola, pueda vaciar los senos y, por otra parte, que el pezón, al estar a la altura del paladar, no pueda ser dañado por las mandíbulas y no se produzcan grietas.

Si durante la succión sientes dolor, tira de su barbilla hacia abajo, así abrirá más la boca y colocará bien su labio inferior cogiendo un buen bocado de pecho, es una técnica más recomendable que retirarlo del pecho para que vuelva a agarrar, esto puede producir más dolor. Si por cualquier circunstancia necesitas retirarlo del pecho, introduce un dedo en la comisura de su boca para que se deshaga el vacío y evitas molestias.

Lactancia Satisfactoria Sujetar Mama

No es necesario sujetar la mama, pero si lo haces, coloca los dedos y la palma de la mano debajo del pecho y el pulgar en la parte superior (como una letra C), lejos de la areola y sin presionar. No hagas la pinza con los dedos porque retrae el pezón y presiona los conductos resultándole al bebé más difícil sacar la leche.

Finalmente el bebé debe soltar el pecho espontáneamente, ofrécele otra vez el mismo pecho hasta que lo rechace, esto es señal de que lo ha vaciado y después puedes ofrecerle el otro pecho si lo quiere.

POSICIONES PARA AMAMANTAR

No existe una única posición adecuada para amamantar, la postura que adoptes dependerá de tus preferencias y de las circunstancias en las que se alimenta tú bebé; sin embargo, te enseñaremos las más frecuentes:

Crianza biológica o natural:

Crianza Biológica Natural Posiciones Amantar

Recuéstate boca arriba y el bebé boca abajo, en estrecho contacto piel con piel con tu cuerpo. Esta postura le permite al bebé liberarse de su peso y desarrollar los reflejos de gateo y búsqueda que facilitarán un buen agarre, la eficiencia de la toma y una mejor producción de leche; además, le asegura el contacto de su cara con el pecho.

Ayúdalo a llegar al pecho ofreciendo límites con tus brazos, deja que busque el pezón y se enganche por sí mismo, de forma espontánea. Guíate del instinto, no lo dirijas, déjale libres manos y brazos, evita empujarlo por la espalda o dirigirle la cabeza hacia el pecho; únicamente rodéalo con tus brazos para que no caiga. Es una posición muy cómoda para los primeros días.

Sentada:

Sentada Posiciones Amantar

La posición sentada suele ser más cómoda con la elevación de los pies en un banquete, un cojín bajo el bebé y la espalda recta.

Coloca al bebé con el tronco frente y pegado a ti, sujétalo con la mano en su espalda, apoyando la cabeza en el antebrazo no en el codo. Es la posición más utilizada pasados los primeros días, cuando tienes más movilidad y seguridad con el bebé.

No es necesario intentar sujetar las nalgas del bebé con la mano del brazo en el que está apoyado, ya que habitualmente esto fuerza a que la cabeza del bebé se sitúe muy cerca del codo, lo que puede provocar que el cuello se flexione o no pueda estirarlo hacia atrás resultándole más difícil agarrarse bien y tragar con comodidad.

Opciones para Complementar la Alimentación de los Niños

Acostada:

Acostada Posiciones Amantar

En esta posición, sitúate acostada de lado, con la cabeza ligeramente elevada sobre una almohada con el bebé también de lado, acostado sobre la cama, con su cuerpo enfrente y pegado al tuyo. Puedes acercarlo al pecho empujándolo por la espalda, con suavidad, cuando abra la boca, para facilitar el agarre.

Es una posición muy cómoda para la toma nocturna y los primeros días, aunque suele ser más incómoda y menos eficaz que la posición de crianza biológica.

Invertida o balón de rugby:

Invertida o Balón de Rugby Posiciones Amantar

En esta posición se sitúa al bebé por debajo de tu axila con las piernas hacia atrás y la cabeza a nivel del pecho, con el pezón a la altura de la nariz. Es una posición muy cómoda para amamantar a gemelos y a prematuros.

Es importante que sujetes el cuello y a los hombros del bebé pero no la cabeza, que necesita estar con el cuello estirado para atrás lo que le permite agarrar mejor el pecho y tragar más cómodamente.

Caballito:

Caballito Posiciones Amantar

Estando sentada, tú bebé se sitúa sentado sobre una de tus piernas y con el abdomen pegado y apoyado al tuyo. Esta postura puede ayudar en casos de grietas en los pezones y en bebés con reflujo gastroesofágico importante, prematuros, con labio leporino o fisura palatina, mandíbula pequeña o problemas de hipotonía.

En estos casos puede ser necesario sujetar el pecho por debajo a la vez que se sujeta la barbilla del bebé.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. 2012. RECOMENDACIONES SOBRE LACTANCIA MATERNA. Página 6 – 8. Sacado de la página web: https://www.aeped.es/sites/default/files/201202-recomendaciones- lactancia-materna.pdf.
  2. González T., Sánchez C. 2009. GUIA DE LA LACTANCIA MATERNA. EDITA:
    Consejería de Salud y Consumo. https://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf
  3. Lecumberri L., Jiménez T. 2000. LA LACTANCIA MATERNA EL MEJOR COMIENZO. Página de la 10 – 12. http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/CA8EA06F-DBAC-47C6-B0B9-4CC09D3AABC1/69013/Librolactancia1.pdf

Escribir un comentario

Abrir chat